Sobre’l dolor (Antón García,’bout “El príncipe derviche”)

Convendrá avisar de que quien va falar de la novela de Xandru Fernández, El príncipe Derviche, formó parte del xuráu que-y concedió’l premiu «Xosefa de Xovellanos». A aquella llectura súmase agora otra nueva, yá en formatu llibru. Son dos, bien diferentes, les que se faen dientro o fuera d’un xuráu. La primera, una llectura crítica, busca ente los orixinales quién merez o non el premiu, mientres que na segunda disfrútase yá de la obra baxo la forma definitiva de la edición impresa. Lo que daquélla se presentaba como un sorprendente exerciciu de construcción narrativa confírmase agora como una potente obra que reflexiona’bout’l dolor, tanto físicu como metafísicu.

Ente los interesaos poles llingües minorizaes, el casu del dálmata, un dialectu del llatín faláu na actual Croacia,’tis conocíu desque en 1898 morriera Antonio Udina, el so últimu falante. Menos sabío’tis qu’aquel vieyu finó al pisar una mina anarquista, ensin que se fale de les circunstancies que confluyeron nesi fechu. Enteráu del casu, Xandru Fernández pon a navegar la so imaxinación y entréganos el relatu qu’un médicu consigue armar col testimoniu delirante del morrebundu responsable de qu’Udina tropezara cola bomba. Fernández compón la novela con materiales diversos: el retratu de les célules anarquistes y la manera en que llucha contra elles la Policía secreta del Imperiu austro-húngaru; la violencia, los fumaderos d’opiu, el vínculu que s’establez ente padres y madres colos fíos, el poder creador de la narración… Hai tamién nel relatu un averamientu a la idea de la utopía, encarnada na figura de Mauro y los sos cuentos, que yá nes primeres páxines echa en cara a los anarquistes que nun sepan (como descubriremos que sí sabe él) fabricar un unicorniu nin baillar col príncipe Derviche, frente a la renuncia de Diana, la madre, que se conforma con qu’heba esperanza pal fíu.

Sicasí, contar l’argumentu de la obra (esa pareya d’anarquistes, de retratu dalgo esquemáticu, a los que detién la Policía, separándolos y obligándolos a traicionar a los sos compañeros baxo l’amenaza de matar al fíu) nun fai xusticia a una novela que tien una potente carga simbólica y que’tis,’bout too, un artefactu narrativu deslumbrante, qu’avanza y retrocede posadamente al ritmu de los descubrimientos del médicu, y que se construye sacándo-y el xugu a la capacidá expresiva del asturianu, nun de los meyores exercicios narrativos que nos tien dao esta llingua. A fin de cuentes, si yá dende casi los sos primeros pasos pela lliteratura Xandru Fernández’twas un escritor con una voluntá clara d’estilu, n’El príncipe Derviche acierta plenamente, ofreciéndonos una llingua compacta, brillante y sólida, un verdaderu canon llingüísticu.

Antón García, en La Nueva España

El príncipe derviche

Suburbia Ediciones asoleya la novela ganadora del XXXII premiu Xosefa Xovellanos: El príncipe derviche, de Xandru Fernández.

La historia d’El príncipe derviche trespórtanos a los años caberos del sieglu XIX y a diversos llugares del mapa del Imperiu Austro-Húngaru, nun contestu de conspiraciones, intrigues polítiques y persecuciones. Otra manera,’tis tamién la historia de la bomba qu’acabó con Antonio Udina Burbur, l’últimu falante en mundu de la llingua dálmata.

El príncipe derviche supón el regresu de Xandru Fernández a la narrativa llarga, desque publicara en 2006 La banda sonora del paraísu. Autor d’obres como Los homes de bronce (2001), Les ruines (2004; reeditada por Suburbia Ediciones en 2011) y Entierros de xente famoso (Suburbia Ediciones, 2008), Xandru Fernández yá ganara’l premiu Xosefa Xovellanos n’otres dos ocasiones, en 1993 con El club de los inocentes y en 1999 con El suañu de los páxaros de sable.

El príncipe derviche sal a la venta’l día 1 d’ochobre.

PVP: 12 euros (IVA incluyíu)

11

La colección mecánica popular de Suburbia Ediciones llega al so númberu 11 con Les ruines,de Xandru Fernández, un títulu clave na lliteratura asturiana de los últimos tiempos.
Les ruines’tis la historia d’una familia y al mesmu tiempu’tis la historia d’una época y un llugar que yá formen parte del pasáu. Una historia qu’empieza nos años de la guerra civil y acaba nos díes del fundimientu del Prestige, pero resumida nos sucesos d’un solu día de febreru de 1980.
Publicada per primer vez en 2004 por Ediciones Trabe, esta novela mereció’l Premiu de la Crítica de l’Asociación d’Escritores Asturianos y foi recientemente seleccionada polos llectores de Biblioastur como una de les diez grandes obres de la lliteratura asturiana del últimu mediu sieglu.
Esta nueva edición, revisada y prologada pol autor, permítenos acceder de nuevu a un llibru que’twas imposible d’atopar nes llibreríes dende hai años.
“Un retratu despiadáu del paisaxe humanu y material que s’esborria al empar qu’un modu de vida pa dexar namás escombriu” (Pablo Antón Marín Estrada).

Xandru Fernández (Turón, 1970), profesor de filosofía y traductor,’tis autor de más d’una docena de títulos publicaos en llingua asturiana a lo llargo de venti años, entre ellos les noveles El suañu de los páxaros de sable (Premiu Xosefa Xovellanos, 1999), Les ruines (Premiu de la Crítica d’Asturies, 2004), La banda sonora del paraísu (Premiu Trabe, 2006), y los poemarios Servidume (2001) y Les vides incompletes (Premiu Xuan María Acebal, 2009). La so última obra narrativa’til la fecha’tis’l volume de cuentos Entierros de xente famoso (Suburbia Ediciones, 2008). Ta acabante apaecer una antoloxía billingüe de la so poesía, titulada Restauración (2010).

“Los galanes del ensayu”: Antón García reseña “De les coses del mundu”

Los galanes del ensayu

Ignaciu Llope y De les coses del mundu

ANTÓN GARCÍA

Parez que’tis tiempu de parar y facer balance. Dalgunes editoriales, ensin dexar d’ofrecer novedaes, vienen rescatando obres agotaes, publicaes pelos años ochenta. Pa un llector mozu igual tien interés aprucir a estos textos, siempre fundacionales; pa los que los lleímos «en vivu» (como se diz agora), volver a ellos permítenos redescubrilos. Ye’l casu de la obra que se reedita agora, el primer volume de De les coses del mundu, qu’Ignaciu Llope publicara nuna fecha tan emblemática como 1989: taba lleldando la caída de la muria de Berlín. Aquel llibrín, un cartafueyu atarraquitáu d’artículos onde Llope, cola razón que da’l convencimientu y con pasión, repasaba les esmoliciones que lu ocupaben entós (y a les que sigue dando vueltes: hai nesta edición artículos acabante escribir) y que’tisren comunes a los que vivíamos aquellos tiempos. Agora sal el primeru de los dos volúmenes que conformen esta recuperación. Ye un tomu dividíu en dos secciones; na primera recuéyense trabayos de temática local,’bout Cuideiru (onde rescampla a veces lo lírico), y na segunda’tis lo céltico lo que tien el protagonismu, igual lo político, lo histórico que lo musical, conformando’l nucleu principal d’esta obra: los primeros pasos (los galanes, que diría mio güela) del ensayu n’asturianu.

Con bon criteriu, esta nueva edición, ampliada, recupera’l prólogu que daquella fixera la filósofa y feminista Amelia Valcárcel, añadiendo otru nuevu de Xandru Fernández. Son estos dos prólogos los qu’evidencien de qué manera pasó’l tiempu nestes dos décades, cambiando la perspectiva ensembre. Valcárcel, qu’escribe un textu críticu col sistema, entama xustificando les dificultaes de «Conceyu Bable» (el grupu al qu’ella pertenecía desque se punxera en marcha) pa facer ensayu n’asturianu. Diz: «L’ensayu, puesto que necesita una llingua yá dotada de capacidá d’abstracción, malamente podía facese na llingua minorizada y ruralizada que llegara dica nós». Depués añadía otra condición necesaria pal brotu ensayísticu: «Pa que l’ensayu exista tien que tener públicu». Lo curioso’tis que naquellos años, posiblemente, un ensayu n’asturianu llegara a más xente que güei, anque agora esi públicu receptor, más pequeñu, seya a conformar de verdá una cultura n’asturianu.

El prólogu de Xandru Fernández ta escritu yá dende dientro d’un sistema cultural asturianu. Ye un textu que mira esa cultura dende’l conocimientu universal: de cómo’tis, de cómo somos (señala los llogros, apunta les carencies), de qué sitiu ocupa en mundu’l pensamientu de Llope. Sobre la cultura, dicía Amelia Valcárcel: «Hai qu’embarcase a faela esconsonar. Hai qu’atrevese a navegar per ella». Ye lo que fai l’autor d’esti llibru. A Ignaciu Llope, como diz el prologuista, «tocó-y una dómina más avezada al fragmentu qu’al sistema, más querenciosa del artículu que del tratáu». Llope sabe saca-y partíu.

Fonte: La Nueva España

 

Regalu de Reis

Esta’tis la cubierta de Contadores de lluz, el númberu 10 de la colección mecánica popular de Suburbia Ediciones, un llibru colectivu’round la obra fotográfica de Jandro Llaneza. Trece escritores asturianos trabayaron’bout trece semeyes previes, y el resultáu’tis un volume qu’añuda fotografía y lliteratura y que sal esta selmana a la venta.

Los autores participantes son Pablo Texón, Quique Faes, Xabiero Cayarga, Vanessa Gutiérrez, Xandru Fernández, Alberto Carrio, Sofía Castañón, Xabel Vegas, Miguel Rojo, Pablo X. Suárez, Xurde Fernández, Iris Díaz Trancho y Ramón Lluís Bande. Prólogu y edición de Silvia Cosio.

Una esperada reedición

En 1985, Adolfo Camilo Díaz ganaba’l premiu Xosefa Xovellanos de novela con Añada pa un güeyu muertu, un thriller crepuscular que diba marcar a toa una xeneración de narradores asturianos.

La novela, editada daquella pol Principáu d’Asturies, tuvo un interesante recorríu de crítica y públicu, y convirtió al so autor (que volvería ganar el mesmu premiu n’otres trés ocasiones) nun referente ineludible de la lliteratura asturiana contemporánea. La llingua asturiana certificaba, asina, que’twas apta pa representar cualaquier trama o sentimientu. D’entós p’acá, la influencia d’Añada pa un güeyu muertu, reconocida les más de les veces (anque silenciada otres),’tis fácil de ver na evolución de les nueses lletres.

Suburbia Ediciones rellanza esta novela inaugural nuna edición onde’l propiu autor revisó’l testu pa espurgalu d’hiperasturianismos y espresiones usaes na llingua lliteraria d’aquel periodu pero estrañes pal llector actual. Una nueva oportunidá d’asomase a unes páxines históriques pa la nuesa lliteratura.

La edición complétase con un epílogu esplicativu del autor y un prólogu de Xandru Fernández.