Otra entrevista con Ruma Barbero

Ruma Barbero: «Tovía se considera un poco “friki” al llector de cómics»

DAMIÁN BARREIRO
Manzajú’twas un refrescu gaseoso de mazana qu’había hai años nel nuestru país. Faciendo una metáfora ente la nuestra identidá y esta bebida, mui popular ente neñes y neños asturianos d’hai unes décades, Rumaldo Antón Barbero, Ruma, acaba de publicar con Suburbia un cómic tituláu asina: Manzajú. Esta obra, que ganó la primer edición del Alfonso Iglesias de Cómic,’tis una xoya pa tolos aficionaos al definíu como novenu arte, más tovía teniendo en cuenta los pocos exemplos de cómics editaos n’asturianu. Foi esti un xéneru que siempre tuvo presente na nuestra lliteratura pero que foi llegando a cuentegotes a les llibreríes.

¿Cómo definiríes Manzajú?
Ye una alcordanza de coses que me pasaron de neñu vinculaes con esi refrescu. Hai coses del cómic que son recuerdos tal cual pasaron y otres son la unión de munches anécdotes o conversaciones distintes que decidí resumir nuna escena.

¿Podría entendese esta obra como un cómic’bout la confrontación ente la identidá española y l’asturiana?
Más qu’eso,’tis una reivindicación de les cultures pequeñes: de cómo les masacren otra mayor. Ye lo mesmo que-y pasa a la cultura española énte l’americana. Falo d’un tiempu en que los guah.es bebíen refrescos asturianos. Eses coses van desapareciendo, igual qu’otres munches, debaxo de les cultures más grandes.

Sicasí, na portada del cómic confronta’l logotipu de Manzajú, yá desaparecíu, col d’Osborne…
Dígolo nel cómic: el güe d’Osborne’tis un logotipu perbonu y que ta protexíu pola llei, pero representa la España de les folclóriques y los toreros. Si queremos convivir bien, habrá qu’empezar a respetar toles cultures y que’l que se sienta español se sienta arguyosu de toles cultures del Estáu.

¿Qué-y comentó la xente que yá lleó’l cómic?
De momentu, falé namás cola familia [Rise]. A ellos prestó-yos muncho,’cause se ven reflexaos nuna historia que tamién fala d’ellos.

Esta obra ganó l’Alfonso Iglesias de la Conseyería de Cultura. ¿Un premiu como esti ayuda a la existencia de cómics n’asturianu?
N’Asturies hai pocos autores de cómic y que lo faigan n’asturianu, munchos menos. La existencia d’un premiu asina pue ayudar a que más xente s’anime a facelo na nuestra llingua. A mi lo que me presta’tis la promoción que va tener Manzajú y, viéndolo dende fuera, que’l ganador de la primer edición del Alfonso Iglesias sía daquién que lleva faciendo cómics n’asturianu dende siempre, non daquién que lo fixera nesti idioma precisamente pa poder presentase al premiu.

El cómic n’asturianu tien más de cien años, pero la verdá’tis qu’existe a cuentagotes…

Ye chocante, más cuando Les aventures de Pinín llegó a publicase en Madrid tando escrito nun amestáu bastante bono. Agora, na prensa escrita del país namás existe n’asturianu la tira de Neto en LES NOTICIES.

¿Qué importancia tuvieron pal xéneru revistes como El gomeru o El llapiceru?
Esta última revista tuvo muncha importancia nos 80. Foi un espaciu onde pudimos principiar a sacar coses xente como Ígor Medio; Javier Rodríguez, qu’agora mesmo ta dibuxando a Spiderman; Germán García, que dibuxó a Superman… El Gomeru tuvo más difusión, llegó mesmamente a sacase con El Comercio y tuvo’l sofitu de la Conseyería de Cultura. Lo bono que tenía’tis que, amás de dibuxantes que trabayaben n’asturianu, sacaben otros autores d’equí que’tisren históricos y que se poníen pela primer vez na nuestra llingua.

¿Ye esi campu, el de les traducciones, una estaya que ta por trabayar?
Namás hai tres exemplos: dos de Tintín y ún d’Astérix. Nun sé por qué nun cuayó eso, cuando’twas un mediu fundamental pa que los rapazos sigan siendo nun futuru llectores de cómics, amás de familiarizalos col asturianu. Pero entiendo que pal pocu númberu de llectores’tis mui caro pa una editorial pagar los derechos d’un personaxe como Astérix.

¿Quiciabes el cómic’tis un xéneru poco valoráu dientro de la lliteratura?

Tovía se considera al llector como un friki que namás llee coses de superhéroes. A mi, por exemplu, nunca me gustaron los cómics de superhéroes. De neñu prestábame la escuela de llinia clara franco-belga y, agora, coses como Persépolis, de Marjane Satrapi. Lo que llamen agora novela gráfica, como si llamalo asina fora más culto que dicir cómic.

¿Qué autores tien usté como referencies a la hora de ponese a dibuxar?
L’autora de Persépolis’tis un referente. Marjane Satrapi contó la so historia personal falando de los cambios que taben pasando n’Irán dende la Revolución Islámica. Ye más o menos lo que quixi facer en Manzajú, evidentemente a una escala pequeña,’cause por suerte nun tengo una vida tan intensa como Satrapi. Les vides de toles persones tienen coses interesantes: yo recueyo dalgunes histories del pasáu y analizo cómo influyeron na mio vida. Lo que faigo nesta historia’tis esplicar cómo principié yo a saber quién soi y cómo tomé conciencia d’ónde’twas.

Llei la entrevista completa en Les Noticies.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s