Paula Pulgar entrevista a Rafael Rodríguez Valdés en “Oviedo Diario”

Rafael, ta recién apaecíu’l tercer númberu de la revista Erada. ¿Pues cuntanos qué se pue topar nesta edición?

Nesta nueva entrega de la revista los llectores van topar un nexu de común ente los sos conteníos, que’tis l’estudiu d’aspectos de fenómenos políticos como son l’autonomismu, el rexonalismu y el nacionalismu asturianu na Asturies de los sieglos XIX y XX. No que fai a los conteníos hai artículos tocántenes una campaña autonomista entamada polos republicanos federales nel 1897, los empiezos de la revista Asturias Semanal y la trayectoria y evolución ideolóxica del Partíu Asturianista, a lo qu’hai qu’añader la nota del historiador estaunidense Patrick Zimmerman onde ésti esplica’l so proyectu de tesis doctoral del nacionalismu asturianu. Y igual qu’en tolos númberos anteriores tamién hai un apartáu de reseñes de llibros.

 L’apaición d’esti tercer númberu supón un cambiu d’editorial y de formatu, ¿por qué esi cambiu? ¿Qué supón la novedá?

Independientemente del bon trabayu desarrolláu polos trabayadores d’Ediciones Trabe (encargada de publicar los dos primeros númberos de la revista), dalgo que reconozo a les clares y que quiero sorrayar pa que nun haya dulda nenguna al respective, la desconfianza y les rocees xeneraes pol dueñu de la empresa no que me toca, yá que yo soi’l director de la revista, nun facíen posible siguir con Ediciones Trabe. Nun quiero afondar pel momentu nello yá que’tis’l tipu de cuestión que namás esmolez al públicu asturianista. Pero la llibertá de cátedra’tis una de les señes d’identidá d’Erada y si’l propiu director nun tien garantíes nesi sentíu,’twas bien difícil dar eses garantíes a los collaboradores presentes y futuros de la publicación, dalgo que’tis conditio sine qua non.

El pasar a Suburbia Ediciones implicó cambios nel diseñu y tipografía de la revista, pero non na política de publicación de conteníos de la que yo soi enteramente responsable, y que caltién continuidá respecto de los empiezos d’Erada. Tamién aprovecho pa conseñar l’apoyu de Suburbia pa cola revista.

Erada’tis ensin duda una rara avis dientro del panorama editorial asturianu, ¿a qué crees que se debe eso?

Esta’tis una pregunta difícil de responder, de mano’cause’tis posible que nun tenga tolos datos al respective. Por casu, munches de les revistes d’historia contemporánea esistentes surden nos departamentos de les universidaes ¿por qué nun foi asina equí?

Quiciabes hailu qu’argumente qu’hai revistes de ciencies sociales o de temática asturiana que faen innecesario una publicación específica d’investigaciones d’Historia Contemporánea d’Asturies. Ye cierto qu’en revistes como Ástura, Asturies, Los Cuadernos del Norte o BIDEA publicáronse artículos d’eses característiques, pero en dalgunes d’elles hubo y hai censures ideolóxiques que, por un poner, nun permiten publicar n’asturianu o en gallego-asturianu, dalgo que sí permite Erada. A ello hai qu’añader que pue haber diferencies a la d’evaluar l’estáu de la cuestión tocántenes la entidá y dimensión de les investigaciones esistentes mesmo que del nivel y competencia de los investigadores asturianos, que na mio opinión sí faen necesario una publicación como Erada, anque namás’twere pola visibilización d’estos autores y de les sos investigaciones, qu’agora salen acullá de les muries universitaries y académiques y lleguen al públicu xeneral.

P’acabar, masque na revista haya testos en castellanu, asturianu o gallego-asturianu, si se mirara pa la edición n’asturianu, pa mio idea que lo de rara avis esplicaríase pol comportamientu diglósicu de determinaos autores mesmo que poles característiques sui generis del mercáu editorial asturianu y del propiu espaciu asturianista.

Esti númberu tien un nucleu temáticu marcáu. ¿Facía falta una revisión del nacionalismu asturianu?

Primero que nada, hai qu’indicar que dende la dirección de la revista nun hai puertes pesllaes pa nada, polo qu’a priori l’estudiu de cualesquier aspectu de la historia contemporánea d’Asturies tien sitiu nes sos páxines.

Depués, la historia d’Asturies hai que la investigar, hai que la estudiar, hai que la conocer y hai que la tresmitir. Nesi sentíu, una y buenes sía necesario, nun hai que poner pilancos a la revisión de los estudios fechos mesmo que tampoco nun hai que vetar la posibilidá d’estudiar otra vuelta determinaos temes.

Sía como quier, l’estudiu y nel casu que sía posible la revisión de fenómenos como l’autonomismu, el rexonalismu o’l nacionalismu na Asturies contemporánea,’tis competencia de los investigadores; Erada namás’tis un mediu de tresmisión de los sos trabayos.

Pa rematar la respuesta, na mio opinión el nacionalismu asturianu nun ta estudiáu bastante, pero eso ’tain’t motivu nengún pa nun echar una güeyada’bout lo fecho’til agora.

¿Qué tien d’envidiar el nacionalismu asturianu en relación con otros nacionalismos dientro d’España? ¿Y col nacionalismu español?

Cuando col nacionalismu español, cuando con otros nacionalismos esistentes nel Reinu d’España, no tocante a lo historiográfico (pues namás falo nesos términos) hai qu’envidiar toa una actividá académica, investigadora, etc., que nun se da n’Asturies; refiérome a actividaes como seminarios o xornaes pero tamién no tocante a producción propio. De la mesma manera, apenes hai producción escrito tocántenes les manifestaciones y discursos del nacionalismu español esistente n’Asturies, que tien peculiaridaes bien significatives, o coles mesmes, no que fai a la invención de la tradición que se da na nuestra tierra.

¿Consideres qu’esisten diferencies ente’l conceptu de nacionalismu dientro de la tradición historiográfica y el conceptu de nacionalismu qu’usa la clase política?

De mano, hai qu’esclariar que’l conceptu de nacionalismu ’tain’t un conceptu unívocu; de fechu, hai bien d’historiadores que preferimos falar de nacionalismos, asina, en plural, por reflectar meyor la diversidá ideolóxica. Sía que non, a pesar de lo acabante conseñar, más que diferencies podemos falar d’un abilsu, yá que la clase política nun paez lleer estudios d’historia, quiciabes sí novela histórica, pero non teoría y práctica historiográfica.

Dacuando trátase más del maniqueísmu y oportunismu ideolóxico-partidista que toque, que de falta d’información. Un casu que pue esclariar abondo nesti sentíu:’tis raro, y’til choca y too, ver per escrito referencies al nacionalismu español, que’tis’l nacionalismu hexemónicu n’Asturies y en gran parte del Reinu, y eso que políticos a esgaya enllenen la boca cola palabra nacionalismu. Nun’tis casual.

¿Qué otros temes en relación cola historia contemporánea necesiten una revisión?

La mio premisa’tis que nun hai investigaciones definitives; toi na cuenta qu’otro sedría creer na perfección y na infalibilidá dafechu y nun hai talo’til onde yo sé y conozo.

Asina les coses, hai temes d’investigación que quiciabes ameriten más revisión qu’otros, masque ello sía dalgo opinable y suxetivo enforma. Lo que sí ta claro’tis qu’hai procesos y períodos de l’Asturies contemporánea que tán por estudiar entá: dalgunos apaecen citaos de riba y otros que puedo citar son la dictadura primorriverista, el carlismu o’l caciquismu, ente más otros. La relación’tis mui amplísima y igual qu’agora digo esos trés mañana podía dar otros enteramente distintos.

La revista tien al final una cita de Nikita Krushev, ¿de verdá los historiadores son xente peligroso?

Si ún pensara n’Asturies, cuido que de mano taría bien falar de les condiciones precaries que carecen los historiadores asturianos (n’especial los más mozos y los que trabayen fuera de la universidá), condiciones que tendrían que meyorase a nun tardar, yá que los estudios, si se busca solvencia y competencia, necesiten de tiempu y condiciones de trabayu dignes.

A éses, el colofón de la revista ’tain’t sinón una notina irónica y autocrítica, una llicencia mui pequeñísima del director de la revista. Si qu’así, tamién’tis parte d’una constatación personal: los historiadores, una y buenes ufren un trabayu solvente, dan en ser xente incómodo, bien’cause valten mitos, bien’cause nun puen ser usaos por ideólogos mediocres y oportunistes. Hasta ehí llega la nuestra peligrosidá pel momentu.

Advertisements

Dexa un retruque

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s